Historia y leyenda

Son muchos los testimonios que a lo largo de la historia nos han descrito las virtudes del azafrán, los más antiguos se remontan 1.700 y 1.600 años a. de C. una pintura descubierta en el palacio de Knosos representa una figura humana recolectando azafrán. Grabados procedentes de tablillas de arcilla Sumerias con 5.000 años de antigüedad prueban que los habitantes de Mesopotamia eran conocedores de esta planta y el importante papel que desempeñó en su vida cotidiana. En el Antiguo Egipto el azafrán tuvo múltiples usos: decorativo, ritual (utilizada en las momificaciones), medicinal (en forma de cataplasma) y estético (aceites corporales). En el papiro Erbes, escrito en el año 1550 a. de C. se detallan fórmulas para elaborar aceites esenciales en las que ya se menciona el azafrán.

Hipócrates, considerado el “padre de la medicina occidental” y el primer galeno que rechazó las supersticiones que señalaban como causantes de las enfermedades a las fuerzas sobrenaturales, menciona el azafrán en sus estudios. Los romanos siguieron la tradición de los griegos y con el azafrán perfumaron calles, teatros, templos y baños. Lo utilizaron como símbolo de clase social en la coloración de sus ropajes y como cosmético. Sofisticados como eran en el cuidado de la estética disponían de variedad de aceites perfumados y ungüentos entre ellos el “crocinum” a base de azafrán. También le atribuían poderes para evitar las resacas, lo consumían en infusión antes de comidas pantagruélicas y lo añadían al vino. Tenía fama de afrodisíaco y se empleaba como adelgazante natural. Hasta que fue sustituido por los colorantes sintéticos, el azafrán también se empleó como colorante natural en el tintado de papel, tejidos, fibras y pieles. Fue muy apreciado durante la Edad Media, cuando las telas se teñían con su pigmento para darles un color amarillo brillante, símbolo de luz y nobleza. Extractado del libro “Carmencita”.

BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates