La esencia efímera del Amor

En la mitología Griega, un mortal llamado Krokos se enamoró de la ninfa Smilax; para agradar a ésta, se pintaba y perfumaba con azafrán. Sin importar la razón, enojado, el Dios Hermes les castigó convirtiendo a ella en un árbol tejo y a él en una flor púrpura: la flor del Azafrán.

“Flor arrogante, que brota al salir el sol y muere al caer la tarde”.

BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates